El Conjunto Monumental de Portilla (Zambrana, Araba). PREMIO HISPANIA NOSTRA 2016

24 de mayo de 2016

El proyecto de recuperación del Conjunto Monumental de Portilla, en Zambrana (Araba), ha sido distinguido con el premio Hispania Nostra 2016 en su categoría de “Intervención en el Territorio o en el Paisaje”. Este proyecto está liderado desde el año 2013 por el Ayuntamiento de Zambrana, el Grupo de Investigación en Patrimonio Construido (GPAC) y la Cátedra UNESCO en Paisajes Culturales y Patrimonio, y está siendo financiado por el propio ayuntamiento de Zambrana, el departamento de Educación, Política Lingüística y Cultura del Gobierno Vasco y el departamento de Agricultura, Pesca y Alimentación del mismo ente autonómico. Su objetivo principal, más allá de las implicaciones históricas que se generan del conocimiento paisajístico, es la recuperación de uno de los conjuntos históricos más espectaculares del País Vasco, cuya difusión en los itinerarios culturales no ocupa el lugar que se merece.

Son varios los motivos que justifican el proyecto de recuperación del Conjunto Monumental de Portilla. Entre ellos se encuentra su fragilidad, como elemento patrimonial amenazado, al encontrarse en un estado de ruina progresiva que pide a gritos la necesidad urgente de rehabilitación. Otros aspectos destacados son el valor histórico-cultural y como hito en el paisaje, al localizarse en una atalaya, con un gran dominio visual sobre el territorio. Su posición entre escarpados riscos, en la ladera norte del monte Txulato, hacen de este enclave un punto de referencia visual desde los valles y llanuras del entorno, que ayuda al visitante a controlar el espacio cuando se acerca al lugar desde cualquiera de los posibles accesos. Es precisamente el carácter abrupto y elevado de Portilla, el que explica su origen como plaza fuerte medieval, plasmado incluso en sus topónimos “Portilla” o “Zabalate” (paso hacia terreno abierto).

Los impulsores del galardón han subrayado además que Portilla “es mucho más que un castillo o un yacimiento arqueológico”, es también una formación rocosa, una terraza agrícola o cualquier otro elemento resultado de la actividad humana y/o natural. Se trata, por tanto, de un sitio mucho más amplio y complejo que requiere una ambiciosa estrategia de investigación y gestión, con distintas escalas de análisis. Por ello, el programa teórico de este proyecto descansa sobre la Cadena de Valor del Patrimonio, entendiendo por tal la secuencia de instancias que intervienen en el proceso de estudio y gestión del Patrimonio y los Paisajes Culturales

El jurado ha valorado esta concepción integral en la gestión del patrimonio que no se ha limitado solo a la valoración patrimonial o a la intervención arquitectónica, sino que ha abarcado otras actividades de difusión, socialización e incluso de impacto económico. Entre las actuaciones arquitectónicas destaca la construcción de la pasarela del castillo, base del antiguo paso medieval, que se encuentra perfectamente integrada en el entorno; hace mantener la atención de los restos arqueológicos y la riqueza medioambiental, resaltando aquellos puntos en los que existen valores paisajísticos y de información del emplazamiento.

Pero además, el trabajo realizado en Portilla mediante diferentes actividades de difusión y participación ciudadana ha permitido que este bien patrimonial pueda ser socializado; esto es, convertido en un recurso social para el desarrollo cultural y, en los casos en que sea posible, económico; sacando del olvido y potenciando la identidad de una comarca rural económicamente deprimida como Zambrana.

 

No es posible hacer comentarios.